Drácula: eximiendo al mito

Puesto que estos últimos días del mes tienen una rara influencia del Jalogüin, las macabras personificaciones del oscuro mundo se hacen presentes, (o es lo que quisiéramos )  y tal vez uno de los personajes más notorios sea el conde Drácula, un mito iconográfico del siglo XX, y es posible que lo más sorprendente sea que las conexiones entre el Drácula verdadero y el Drácula literario no están muy claras. Pero lo cierto es que  la leyenda del vampírico conde ha terminado por devorar la verdad histórica.

 

 

 

La otra cara de la leyenda

La otra cara de la leyenda

El verdadero Conde Drácula fue Vlad III, príncipe de Valaquia, región central de Rumanía, su padre Vlad II recibió de manos de Segismundo de Luxemburgo emperador  del  Sacro Imperio Romano-Germánico y del rey de Alemania, Bohemia y Hungría la orden militar del Dragón, dedicada a combatir herejes e infieles.   Los príncipes Valacos poseían el titulo de Voivodas, y añadido el apodo de Dracul, derivado del latín draco que significa dragón y en valaco también equivalente a demonio o diablo, Vlad sería llamado Draculea, o hijo  de Dracul, aunque entre rumanos y otomanos fue más conocido como Vlad Tepes “El Empladador”  Eran tiempos de guerra, conspiraciones y traiciones, su trono estaba situado justo al medio de dos fieras naciones, por un lado el poderoso reino de Hungría y del otro el insaciable imperio otomano, que fue capaz de acabar con el legendario poderío del imperio bizantino cuando tomaron la capital Constantinopla. Drácula y su hermano menor fueron enviados al sultán como rehenes, para que Vlad II cumpliera la palabra de no combatir contra los turcos, ahí Tepes  se familiarizo con tácticas de combate y crueles métodos de tortura, como el empalamiento que más tarde causaría un verdadero terror entre ambos imperios. Volvió de su estadía con los otomanos al enterarse que su padre fue asesinado y su hermano mayor  enterrado vivo,  por boyardos de Tirgoviste, y con la ayuda de los turcos logro hacerse del trono, aunque poco después fue destronado por su oponente Vlasdislac II. Subió al trono en otras dos ocasiones, las intrigas eran perpetuas y la desconfianza reinaba en el territorio, así a veces combatía contra los otomanos y después rogaban su apoyo para combatir otras amenazas. Pero tal vez el punto más oscuro de Drácula era ese gusto desmedido por la tortura y crueldad con que éstas eran ejecutadas, en el tiempo en que el Voivoda gobernó fue con tal fuerza que la población estaba siempre bajo una amenaza constante, por cualquier nimiedad hacia ejecutar a nobles, clérigos, mujeres y niños por igual, se estima que hizo asesinar a más de  ochenta mil personas en seis años, de esta manera la corrupción y la delincuencia se vieron notablemente disminuidas, pero también era un arrojado guerrero que lucho con desventaja numérica y lograba salir triunfante. Una ocasión el ejercito otomano se enfrento a Tepes, porque éste se negó a pagar tributo al sultán y proporcionar jóvenes para su ejército de Jenízaros, libro a sangre y fuego la batalla, enveneno pozos y cuando los turcos estaban por alcanzar a Drácula se toparon con un “bosque de empalados”  la peste y los gemidos de suplicas eran aterradores, muchos de aquellos empalados eran prisioneros otomanos, el mismo sultán dio la orden de retirada “Es inútil luchar contra el espíritu del diablo”.

Tras esta victoria pidió ayuda al rey de Hungría, enviándole como evidencia las orejas y narices cercenadas de los enemigos, pero éste se negó y no sólo eso, también lo hizo apresar, enviandolo a prisión por 10 años, en donde su crueldad aumento, su gusto por la tortura no disminuyo, seguía empalando ratas y toda alimaña que entrara en su celda. Tiempo después Drácula ya casado con una mujer emparentada con la casa real húngara, y puesto que los otomanos no lograron destronar a Esteban “el grande”, del trono de Moldavia y con la ayuda del rey de Hungría invadieron Valaquia, expulsaron al voivoda en turno y colocaron en su lugar a Vlad Tepes. La muerte de este personaje está lleno de incógnitas, no se sabe ni donde ni cuando se produjo exactamente, se cree que fue cerca de Bucarest, en una batalla, se dice que su cabeza fue decapitada, conservada en miel y enviada al sultán, clavada en un palo y expuesta en Estambul para que se supiera que el terrible emperador había dejado de existir. El cuerpo tiene un montón de mitos locales, como que nunca fue decapitado y que fue muerto a traición por boyardos y que sus fieles soldados lo llevaron a un monasterio donde fue enterrado sin honores.

Nunca se ha logrado ligar un hecho de la vida de Tepes con el Vampirismo, tal vez por la tradición folclórica de muchos países, y el vampiro en algunas culturas eslavas  y de Europa oriental, es un ser mitad vivo mitad muerto, que abandona su cueva por las noches para succionar sangre. En la mitología rumana se identifica el nombre Drácula con el demonio, la representación del mal, demonio y dragón se asocian a los vampiros, y ambas palabras son empleadas en muchos textos apocalípticos como seudónimos. Es visto en toda Rumanía como un héroe que siempre velo por los interese de su nación, cruel, sí  pero nunca vampiro, se alió con húngaros y otomanos dependiendo las circunstancias para defender los interese Valacos.

 

Debido al aislamiento del país por un régimen comunista el conde Drácula no fue conocido hasta la caída del gobierno en 1989 y la novela de Bram Stoker traducida hasta 1992.

Anuncios

~ por kukulcan en 20 octubre 2008.

4 comentarios to “Drácula: eximiendo al mito”

  1. Hace tiempo y por curiosidad, busqué información sobre este personaje, y en que día leí lo del bosque empalados. Todavía tengo pesadillas. Sobre todo por que cuentan que comía con unas bellas vistas justo a ese lugar… jaja.
    Me alegra que te haya gustado lo que has leído en mi blog. Pasaré también por aquí a leerte a menudo, y a comentarte, por supuesto. Espero tu visita pronto.

    Un beso.
    Cris.

  2. Gracias por pasar!!!

    Iré visitandote!!

    :****

  3. Me ha encantado este post, siempre me intereso por el conde desde pequeñita ^_^ mi madre estuvo en el castillo de Vlad, me dijo que tenía todo una atmósfera muy inquietante.

    Saludos.-
    http://chinuka.wordpress.com/

  4. Y ha de ser verdad, su castillo es muy siniestro jaja (aunque sólo lo he visto en fotos) me fascino cuando leí más a detalle sobre él, hace ya algunos años.
    Que chingón que te gustará el post, un saludo desde México y que estés bien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: